Trago de sombra

Pídele al viento firmeza
y al río que vuelva atrás
no me pidas que me quede
si toda mi vida contigo se va.

Llora en la tarde el lucero
y en el silencio sin fin,
por los profundos sauzales
desangra llorando su canto el crespín.

Estribillo
Yo te pido que nunca me tengas piedad
envenéname de amor,
dame a beber en tus ojos
dos tragos de sombra de tu corazón.

I Bis
Cuando me voy de tu lado
crece en la ausencia el amor,
y en la distancia comprendo
no tiene sentido la vida sin vos.

Y si me miro en tus ojos
veo en el alba crecer
una frescura de trébol,
que moja el rocío del amanecer.

Estribillo
Yo te pido que nunca me tengas piedad
envenéname de amor,
dame a beber en tus ojos
dos tragos de sombra de tu corazón.

 

Deja un comentario