Por Prudencio Correa

Yo no lo vi, pero sentí clarito… 

¿y quién no oyó el temblor 

de la descarga que le partió 

la frente aquella tarde clara? 



Y de aquellas soledades 

sabía Prudencio Correa, 

por las horas de silencio 

vividas en la frontera. 

Una vez que estuvo preso 

por cuestiones de pelea 

le quitaron hasta el mate 

por ser Prudencio Correa, 

y dijo cuando salió: 

"Ni a las malas ni a las buenas, 

preso no me han de llevar" 

dijo Prudencio Correa. 



Tiempo después lo citaron 

pero no hubo manera, 

Prudencio Correa era hombre 

de palabra donde quiera, 

y aunque era gurí me acuerdo 

de aquella tarde serena 

cuando un bando de fusiles 

fue por Prudencio Correa. 



No se lo vio recular ni andar 

buscando trinchera, 

por cumplir con la palabra 

murió Prudencio Correa, 

con el brazo arremangado 

murió Prudencio Correa, 

con el dedo en el gatillo 

murió Prudencio Correa. 



Prudencio Correa hombre 

de palabra, donde quiera. 

Y de aquellas soledades 

sabía Prudencio Correa.

Deja un comentario