Paloma en vuelo

Guardo en mi pecho 

promesas de amor 

palomita sin dueño 

el arenal 

no ha de calmar 

la sed que hay en tu vuelo. 



Desde hace tiempo 

anda dentro de mí 

una pena encarnada 

yo cada vez 

la quiero más 

abrojito de mi alma. 



Qué suerte que tendré 

para querer así 

yo solo aquí y más allá 

ella estará solita 

ha de llorar llantos de amor 

pobre mi palomita. 



Tu pañuelito 

mojado quedó 

ni el otoño lo seca 

sé comprender 

que eres mujer 

cada vez que te alejas. 



Cuando en las noches 

me quiero acercar 

a tu alma en algún trago 

con mi alazán 

suelo llegar 

al boliche del pago.

Deja un comentario