Nunca me fuí (de chiquita)

De chiquita me veía donde me perdí

en Alem y San Lorenzo donde yo crecí

con botitas amarillas en la esquina inundación

pero esa lluvia, no me mojó

casita de rejas blancas, frente aún sin terminar

en verano la ventana abría de par en par

por las noches la llorona que me hacía dormir mal

pero ese miedo, ya no es igual

y al llegar diciembre

ese miedo se escondía en la ilusión

mirando al cielo

esperando que bajara el niño Dios

son cosas que llevo siempre en cada canción

y nunca me fuí

donde miro está mi pueblo y es así

como olvidar, si esa niña todavía vive en mí

nunca me fui, si el cariño de esa gente sigue aquí

soy lo que soy, siempre llevo lo que fui

y mamá que me compraba la ropa mayor

para que me dure mucho, para que me enoje yo

su peinado en mi cabeza, achinándome los ojos

no vaya a ser, que agarre piojos

en invierno ir a la escuela me costaba más

en el auto de mi padre que tardaba en arrancar

muy prolijo el guardapolvo

sin monedas el bolsillo

a mi el recreo, me daba igual

y al final de clase

el olvido de mi viejo y caminar

de vuelta a casa

con el portafolios lleno, sin llorar

recuerdos que no se olvidan, que siempre están

y nunca me fui

donde miro está mi pueblo y es así

como olvidar, si esa niña todavía vive en mi

nunca me fui, si el cariño de esa gente sigue aquí

soy lo que soy, siempre llevo lo que fui

los domingos en el campo, y era pura libertad

la sonrisa de mi abuela, y toda su complicidad

el olor a mandarina y la cañita de pescar

volver pensando

llena de barro, que cuento inventar

y nunca me fui

donde miro está mi pueblo y es así

como olvidar, si esa niña todavía vive en mí

nunca me fui, si el cariño de esa gente sigue aquí

soy lo que soy, siempre llevo lo que fui

y como olvidar

que en Alem y San Lorenzo iba a empezar

este camino que aún no escribe su final.

Deja un comentario