La sabagasteña

Caminando, caminando 

por la noche despacito 

allá voy sabagasteña 

con mi caballo al tranquito. 



Las estrellas con ternura 

me han de alumbrar el camino 

la luna muestra dichosa 

el rostro de mi destino. 



Allá voy quiero llegar 

para mirar tus pupilas 

allá voy sabagasteña 

que destino el de mi vida 

los montes miran contentos 

el volver de mi partida. 



Con el bronce de tu piel 

y tu negra cabellera 

haré del tiempo un manojo 

de sueños mi vida entera. 



Mi tristeza se acabó 

volveré por el sendero 

el rancho que allí me espera 

brillará como un lucero.

Deja un comentario