La muerte del carnaval

El carnaval se ha caído 

¿Quién lo podrá levantar 

Y sacudirle la caja 

Para que vuelva a cantar? 



Allá en las carpas de Salta 

Donde amanecen los grillos 

Me ladié una guachipeña 

Con la chicha de Cerrillos. 



¿Qué cosas tendrá la muerte 

Dónde tendrá su antigál 

Que no la voltia ni el vino 

Ni la moja el carnaval? 



De tanto golpear mi caja 

Caja se ha vuelto mi pena 

Pena de luna y arena 

Pena como única alhaja. 



¡Viva el carnaval!, le dice 

La copla, rosal de harina 

Mi novia una rosa fresca 

Pero mi suegra, ¡qué espina! 



Me han dicho que andas penando 

Me había mentío que habías muerto 

¡Ay si algún día me quisieras! 

Caramba, si fuera cierto. 



Con mi compadre Alderete 

Me puse a chupar bien fuerte 

Y amanecí bagualeando 

Abrazao con un agente. 



¡A ver, Usted: el permiso! 

Me dijo un cabo enojao. 

Pero amigo ¿qué permiso 

Si yo no estoy disfrazao? 



Ya machao y tambaleando 

Un miércoles de ceniza 

Anduve de carpa en carpa 

Y desperté en una misa. 



Cuando muera el carnaval 

Lo enterraremos con vino 

Para que sienta el sabor 

Y halle otra vez el camino.

Deja un comentario