La familia de Juanito Laguna

Salen domingo afuera 
para mirar quien pasa 
tan sólo la pobreza 
y la tristeza dentro la casa.
 
Qué dura la mirada 
de Juanito Laguna 
y su oscuro pellejo 
tan cierto y lejos 
de la fortuna.
 
Si pudieran gritar lo que les duele 
desde muy dentro, como se grita… 
se borraría el herrumbre 
de la techumbre que los habita.
 
La madre solo tiene 
una última pollera 
y ese par de alpargatas 
que andan a gatas 
con su arpillera.
 
Sentado en su carrito 
el mas pequeño ignora, 
porque pan y comida 
es a medida de lo que llora.

Deja un comentario