La esperanza

Tomo la pluma en la mano 

Para escribirte, Esperanza, 

Que en mi nos ha de hallar mudanza, 

Pues yo te supe querer 

Que aunque mil años se pasen, 

Más firme tengo que ser. 



No importa, tal vez no importe 

Que mi alma te sueñe tanto; 

No importa, vida, no importa 

Que siempre te llore tanto. 



Cuando los árboles canten 

Y arraiguen los pajarillos; 

Cuando en el agua se escriba 

Y en el papel haya peces. 



Cuando el mar llorando diga 

Que está muriendo de sed; 

Cuando todo esto suceda 

Dejaré de ser de Usted. 



No importa, tal vez no importe 

Que mi alma te sueñe tanto; 

No importa, vida, no importa 

Que siempre te llore tanto. 

Dejá un comentario