La despedida

Hasta tu rancho he venido por última vez 

A darte la despedida, marcharme después 



Solo dios sabe las penas que llevo el partir, 

Era de hacer que algún día te acuerdes de mí. 



Si un pecado es el quererte, perdona mi bien; 

Ya se va tu aborrecido para no volver. 



Arbolito desojado, marchito y sin flor, 

Ave que vuela sin rumbo, mi vida, soy yo. 



Tiranas son las mujeres, puedo asegurar, 

Quieren y olvidan al hombre con facilidad. 



Alza tu vuelo paloma si no me queres; 

Si es que tienes otro dueño quedate con el. 



Sale la luna en el cielo y da su claridad, 

Pero al ver tus bellos ojos se vuelve a ocultar 



Arbolito desojado, marchito y sin flor, 

Ave que vuela sin rumbo, mi vida, soy yo.

Deja un comentario