La atardecida

Qué lejana que estás otra vez,
Oh!… tu voz, ¿dónde está?
En el sueño de los días
pienso a veces que vas a volver
ando diciendo tu nombre
me duele la pena del atardecer.

El camino me vuelve a llevar
¡ay!… la flor del amor.
Ardida sobre mi pecho,
te recuerda como una canción;
te llora sobre los ojos
la tarde nace de tu corazón.

Estribillo
¡Ay!… arroyo que sabes hablar,
palomita que al aire te vas.
Cuéntale nada más…
que dolido la vuelvo a llamar.
Quiero cantar en la noche
la zamba que un día tendrás que llorar.

I Bis
Solitario te vuelvo a pensar,
pura luz de jazmín.
Cuando viene la nostalgia
suelta el cielo tu sombra otoñal.
Solamente por amarte
a veces andando me da por cantar.

Yo sé triste que siempre te vas
¡ay!… dolor de esperar.
Pena del enamorado
que solita me vuelve a crecer.
En mi boca tu recuerdo
de tanto cantarlo se me vuelve miel.

Estribillo
¡Ay!… arroyo que sabes hablar,
palomita que al aire te vas.
Cuéntale nada más…
que dolido la vuelvo a llamar.
Quiero cantar en la noche
la zamba que un día tendrás que llorar.

 

Deja un comentario