El regreso

Un sol descalzo camina a su lado
la calle, rayuela de su niñez
a pasos escasos de su alma en congoja
el umbral de la casa, que la vio nacer
 
Un aroma a hierbas laurel en el viento
sabores caseros envuelven su piel
tras la ventana la encuentra tejiendo
con nudo en el pecho, su madre la ve
 
Enmudecida sin más que un abrazo
de esos que el alma, te besa también
la acuna en sus brazos de poncho su madre
sintiéndola niña, siendo una mujer
 
Llevo primavera a su dulce mirada,
comió de su mesa, ofrendas de amor
y dando las gracias en honda nostalgia
besando su frente, le besó el corazón
 
Cuando el regreso se hizo presente
brillo en su mirada, tristeza de adiós,
peinando sus canas, sentencia, recuerde
la espero mi niña y en silencio quedo

Deja un comentario