Gato del perro

Desde que ya era un mozo 

no tengo perro. 

Y ahora que soy grande 

tampoco tengo. 



Tuve un perro chiquito, 

“pelo de alambre”; 

con lo que yo ganaba 

se murió de hambre. 



Van tirando de un carro, 

puro pellejo, 

un perro, un gurisito, 

y un criollo viejo. 



Los tres van caminando 

llenos de tierra, 

y los tres van pensando 

¡qué vida perra!

Deja un comentario