Gatito de las penas

Cuando la pena entra no hay quien la pueda 

cuando la pena entra no hay quien la pueda 

ni vinos ni vidalas, la echan pa' afuera. 



Es un cuchillo sin hoja que se envaina dentro el pecho 

de aquel que pa' amor no supo pagar derecho. 



Ay viditay churita que mal me has hecho. 



Tantas cosas he perdido cuesta arriba en los caminos 

de un lado el corazón del otro lado el olvido. 



Cuando la pena entra no hay quien la pueda. 



Cuando la pena entra no hay quien la pueda 

cuando la pena entra no hay quien la pueda 

ni vinos ni vidalas, la echan pa' afuera. 



Poco a poco iré llegando paso a paso hacia mi muerte 

y al final que tal vez de viejo encuentre mi suerte. 



Ay viditay churita no quiero verte. 



Y haber si encuentro consuelo en mi guitarra nochera 

rasgueando hasta aclarear este gatito en las penas. 



Cuando la pena entra no hay quien la pueda.

Deja un comentario