Ese Jujuy

Ese Jujuy cortado a pique en la quebrada,
donde la noche tiene gusto a cosa antigua,
me cuelga un sol cuando regreso a Purmamarca,
para vestirme con la magia del color.

Ese Jujuy nos vio pasar enamorados,
la calle en celo piedra abajo tierra ariba,
eramos dos para quedarnos atrapados,
eramos dos para jugar a tanto amor.

Nadie sabrá cuanto me amaste y cuanto ame,
nadie sabrá quien eras tu ni quien fui yo,
tan solo el viento en Pucara,
nos vio buscándonos la piel,
como dos niños aferrados frente a Dios.

Tu amor paso pero yo vuelvo siempre allí,
al viejo sitio donde le tiempo se durmió,
sera que quiero recordar,
sera que trato de olvidar,
será Jujuy que me ha robado el corazón.

Cuando amanece en Los Perales junto al río,
en esa inmensa soledad de la montaña,
con una sombra entre las sombras te adivino,
pasado azul sobre un paisaje sin final.

O en Wacalera junto al viejo campanario,
anochecidos de guitarras y de estrellas,
cuando el adiós rompe el azúcar de tus labios,
cuando dijiste nunca mas ya nunca mas.

Nadie sabrá cuanto me amaste y cuanto ame,
nadie sabrá quien eras tu ni quien fui yo,
tan solo el viento en Pucara,
nos vio buscándonos la piel,
como dos niños aferrados frente a Dios.

Tu amor paso pero yo vuelvo siempre allí
al viejo sitio donde le tiempo se durmió
sera que quiero recordar,
sera que trato de olvidar
será Jujuy que me ha robado el corazón.

Deja un comentario