El canto del tero tero

Hoy madura mi experiencia 

y por ahí yo sé pensar 

y no es vivir como el tero 

mezquinando su nidar 

si algún intruso se arrima 

gritando lo ha de apartar. 



Yo quisiera como el tero, tero 

arrimarme a la costa cantando 

ocultarme entre los pajonales 

y ahí ponerme a mirar 

si se acerca un agüacero 

siempre lo sabe anunciar. 



Si hay tormenta se oculta y no sale 

siempre alegre y gritando dispara 

muy amante de su compañera 

enamorando ha de amar 

¡Amalhaya! quién pudiera 

ser un tero, tero y gritar. 



Cantando por los bañados 

siempre se lo ha de escuchar 

cuando llega primavera 

en bandada sale a andar 

cabecita más inquieta 

vigilante siempre está. 



La leyenda nos cuenta la vida 

era un hombre con mucho dinero 

y jugando se ha quedao sin nada 

sólo el canto y nada más 

llorando noches enteras 

por su fortuna ha pasao. 



Por el llanto tiene ojos rojizos 

sólo viste chaleco y corbata 

su pobreza sólo es de dinero 

y es muy rico para amar 

¡Amalhaya! quién pudiera 

ser un tero, tero y gritar.

Deja un comentario