El alma de Felipito

Cuando canto chacarera 

siempre lo he de recordar 

a Don Felipe Romero 

pal' tiempo del carnaval. 



Muy alegre y zapateando 

la vida sabía pasar 

con su flauta y su cajita 

nadie lo podía igualar. 



Bailando en alguna farra 

una moza conoció 

allá en el Chaco Salteño 

felices serán los dos. 



A la vuelta chacarera 

no me dejes de alegrar 

con el reventar de cohetes 

las palmas han de golpear. 



El alma de Felipito 

por los montes andará 

por medio de esa chopera 

garabato y mistolar. 



A orilla de la cañada 

cuenta alguien que lo escuchó 

en una noche de luna 

golpeando algún legüero. 



Galopándolo al destino 

desde chango supo andar 

con su perro y su caballo 

y un lazo para enlazar.

Deja un comentario