Dulce agonía

Nos besamos sin decir adiós 
Y en un momento, 
El otoño deshojo la flor, 
Fuego y silencio, 
Atrás quedaba el mismo sentimiento. 
 
En el cielo del primer amor, 
Tal vez llovía, 
Pero siempre regresaba el sol 
Lleno de vida, 
Sobre tu pelo perfumaba el día. 
 
La distancia sola se quedó 
Deshabitada 
Y el sendero que antes cobijó 
Nuestras miradas 
Lleva el lucero que ilumina mi alma. 
 
La vida es tiempo que se va 
Camino, sueño, realidad, 
Lo que se fue y lo que vendrá, 
Destino incierto, 
En cada historia en cada pensamiento. 
 
El invierno de la soledad 
Tembló de frío, 
Cuando ya no se cruzaron más 
Nuestros caminos, 
Sembró tristezas cosechando olvidos. 
 
Y otra luna se miró en el mar 
De los suspiros 
Y otra lagrima de arena y sal 
Desde el roció, 
Sobre las huellas de un amor perdido. 
 
Y aunque todo se termina al fin, 
Hoy todavía 
El recuerdo no te deja ir, 
Dulce agonía, 
Cantan las rosas lloran las espinas.

Deja un comentario