Demorando el amanecer

La noche gira en el cielo. 
La luna sube del río. 
Misterio, que relumbra en tu pelo, 
la estrella y la luz del rocío. 
Sintiendo voy, junto al río, 
latir cautivo, tu corazón.
 
Correntina mía,  
ya la costanera, 
con la primavera,  
floreciendo va. 
Y por las barrancas  
tus ojos y el río, 
vuelven a crecer, 
en el amanecer, 
del jacarandá.
 
La noche, río de estrellas, 
deslumbra la lejanía. 
Nos vamos, conversando con ella. 
Los gallos desentierran el día. 
Y tu alma bebe en la mía, 
en cada beso la luz del sol.
 
Correntina mía,  
ya la costanera, 
con la primavera,  
floreciendo va. 
Y por las barrancas  
tus ojos y el río, 
vuelven a crecer, 
en el amanecer, 
del jacarandá.

Deja un comentario