De gente en gente

Pasa la vida,
nace la historia,
arden los años
en la memoria.
 
El río corre,
la tierra espera,
el cielo mira
y no desespera.
 
Un cóndor vuela
y desde arriba
sigue sus huellas
porque caminan.
 
No tienen alas,
son vagabundos,
van por la tierra
siembran futuros.
 
De gente en gente,
de pueblo en pueblo,
buscando un alma
marchan los sueños.
 
De calle en calle,
de plaza en plaza,
como murmullos
que no se callan.
 
Sus pies descalzos
marcan el rumbo.
No arman castillos,
derrumban muros.
 
No tienen alas,
son vagabundos,
van por la tierra
siembran futuros.

Deja un comentario