Coplas de

Si señor amigo viejo, 

se lo digo de verdá’, 

la prenda que usté’ más quiere 

se le muere o se le va. 



El gallo en su gallinero 

alza las alas y canta, 

y el que duerme en cama ajena 

bien temprano se levanta. 



Si señor amigo viejo, 

a usté’ le digo cantando: 

la vaca que no dea leche 

pa’ qué se quiere en el tambo. 



Usté’ piensa que la quiero 

porque la miro en la cara; 

entramos al almacén, 

miramos sin comprar nada. 



Señorita, soy un pobre 

que ando de noche y de día, 

ando en busca del amor 

¡mire qué facha la mía!. 



Esta noche va a llover, 

por ser menguante de luna, 

y mañana va a haber barro 

entre las botas de alguna. 



Mañana por la mañana, 

cuando sienta un aire frío, 

no le eche la culpa al tiempo, 

que son los suspiros míos. 



Tenés una cinturita 

que anoche te la medí, 

con cuatro varas de cinta 

catorce vueltas te di. 



Del tronco nace la rama, 

de la rama el arbolito, 

de los paraguayos viejos 

nacen los paraguayitos. 



Si vos supieras, gallito, 

lo que cuesta un buen querer, 

no cantarías las horas, 

de ahora al amanecer. 



Mi madre una paraguaya 

y mi padre un guaraní, 

y yo soy un cachorrito 

del río Cebollatí. 



Yo soy el paragua y pueta, 

aquél de la larga fama, 

el que va a morir cantando 

como pájaro en la rama.

Deja un comentario