Coplas de baguala

Ahijuna llevó clavada 

la espina del coronillo, 

sobre el rastro de las velas 

me va buscando el codillo. 



Yo soy el poste esquinero 

con que alambraba mi tata, 

hondo quebracho motudo, 

palo de negra mulata. 



Qué cosa será la muerte, 

que llega tan despacito, 

al más macho me lo duebla 

y lo deja dormidito. 



Cuando el toro es orejano 

lo embramo en un guayaví, 

como la coyunda aguante, 

bramando se ha de morir. 



Toro blanco y toro negro, 

vacas de varios colores; 

no me matís con tus cuernos, 

matame con tus amores. 



Río abajo y río arriba, 

por el agua más corriente, 

a vivir con los pescados 

hasta que venga la muerte.

Deja un comentario