Como yo lo siento

No venga a tasarme el campo 
con ojos de forastero 
porque no es como aparenta 
sino como yo lo siento. 
 
Yo soy cardo de estos llanos 
totoral de esos esteros 
Ñapindá de aquellos montes 
piedra mora de mis cerros 
y no va a creer si le digo 
que hace poco lo comprendo. 
 
Debajo de ese arbolito 
suelo amarguear en silencio 
si habré lavado cebaduras 
pa intimar y conocerlo. 
 
No da leña ni pa un frio 
no da flor ni pa remedio, 
y es un pañuelo de luto 
la sombra en que me guarezco. 
 
No tiene un pájaro amigo 
pero pa mi es compañero. 
 
Pa que mentar mi tapera, velay 
velay, si se está cayendo, 
le han rigoreau los agostos 
de una ponchada de invierno. 
 
La vi, la vi quedarse vacia, 
la vi… la vi poblarse e recuerdos, 
sólo por no abandonarme 
le hace pata ancha a los vientos 
y con gotera de luna, 
viene a estrellar mi desvelo. 
 
Mi canto conserva cosas 
guardadas en su silencio, 
que yo gane campo afuera 
que yo perdí tiempo adentro. 
 
No venga a tasarme el campo 
con ojos de forastero, 
porque no es como aparenta, sino, 
como yo siento. 
Su cinto no tiene plata… 
ni pa pagar mis recuerdos.

Deja un comentario